EL SOL Y EL ESPACIO DE CULTIVO

EL SOL Y EL ESPACIO DE CULTIVO

La primavera coincide con la temporada de crecimiento del cannabis en exterior. Los días se alargan, las temperaturas suben y llueve con relativa frecuencia: una combinación ideal para el desarrollo de la fase vegetativa de la marihuana. Suele decirse que el crecimiento de las plantas es la parte más fácil del cultivo y que en la floración es donde reside la auténtica dificultad. Sin embargo, en la fase vegetativa las plantas crean los cimientos sobre los que brotarán las flores y acumulan las reservas de nutrientes que van a ayudar a alimentarlas en la floración. Un crecimiento vigoroso y sano es un requisito imprescindible para obtener una buena cosecha de calidad.

  • Sol y espacio 

El cultivo de cannabis no es solo regar y abonar. Las plantas son como paneles solares: captan la energía del sol y la emplean para fabricar sus alimentos. Sin sol no hay energía, y sin energía no hay crecimiento. Al principio de la primavera el sol aún se encuentra bastante alejado de la Tierra y sus rayos llegan más debilitados. El cultivador debe intentar que las plantas reciban la mayor cantidad posible de luz, tanto en número de horas como en intensidad. Es especialmente importante evitar que las plantas se hagan sombra entre ellas, separándolas, al menos, hasta que las ramas no se toquen.

José T Gallego

El patrón de crecimiento de una planta puede alterarse mucho según las condiciones de iluminación. Por ejemplo,si la planta recibe sol por todos lados porque no está junto a una pared ni tiene otras plantas situadas muy cerca, crecerá de manera equilibrada en todas direcciones, se mantendrá con menor altura y tendrá la distancia internodal más pequeña, lo que se traduce en más ramas y, por tanto, más cogollos para la misma altura de tallo.Por el contrario, una planta que viva rodeada por otras plantas cercanas crecerá en altura a gran velocidad en busca de luz y huyendo de las sombras, pero lo hará con internudos grandes y con un desarrollo pobre de ramas laterales. Al final será una planta larguirucha y poco

productiva, cuyas ramas se doblarán con facilidad por el peso de los cogollos, pero no porque estos sean muy gruesos y densos sino por la falta de fortaleza de las ramas. No se deben colocar las plantas demasiado cerca las unas de las otras, ni siquiera en crecimiento.

*Extraído del número #208 de la revista Cáñamo

Related posts

Uso de cookies

El objetivo de esta web no es hacer apología sobre el consumo de drogas. En esta web solo se habla del auto cultivo de la Marihuana y de productos comerciales de horticultura completamente legales según la legislación vigente. Toda la información que se da en esta web esta dirigida a un público MAYOR DE 18 AÑOS y es meramente informativa. Si eres menor de esa edad, te queda terminantemente prohibido el acceso a la misma. El desconocimiento de este aviso legal NO EXIME de su cumplimiento. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR